Mariano Dubin nos lleva con la fluidez de su pluma por la ciudad y el campo, por entre medio de objetos y de ideas para mostrarnos el universo errante de quienes no eligen vivir en un lugar fijo y adoptan el criollismo zen como pensamiento.