Entrevista
De simpatizante de Milei a militante popular: ¿qué juventud va contra la corriente?
Por: Facundo Barreto
Gonzálo tiene 17 años, está terminando la secundaria y vive en Caballito con su mamá, su papá y tres hermanes. En esta entrevista nos cuenta cómo fue el proceso ideológico que lo llevó de ser simpatizante de Milei a militar en La Cámpora. En los primeros años de su adolescencia Gonzalo jugaba al rugby, veía videos de Milei que comentaba con sus compañeros y participaba de grupos de los que luego tuvo que distanciarse. Hoy, mirando hacia atrás, ve esos círculos llenos de “machismo, clasismo y xenofobia” y a sí mismo como una persona que estaba “llena de odio”. En un contexto en el que se afirma que la rebeldía y por tanto la juventud se volvieron de derecha, Gonzalo comparte un testimonio que nos lleva a preguntarnos, ¿cuál es la juventud que va contra la corriente?
noviembre 11, 2021

¿Cuándo te empezó a interesar la política?

Me acuerdo de una experiencia que tuvimos en 7mo grado (2015). En la primaria vos tenés Cs. Sociales y el profesor, que me acuerdo que se llamaba Emiliano, trató de que nosotros entendiéramos un poco más de política, ponele. Nos hizo formar dos partidos políticos para decidir algunas políticas del colegio, como que haya snacks saludables en los recreos, por ejemplo. Uno de los partidos se llamaba el PRE (Partido Republicano Escolar) y el otro el FPVE (Frente para la Victoria Escolar). Ganamos con el PRE, por pocos votos. 

Esa fue una de mis primeras experiencias en el colegio, a mi me gustaba mucho sobre todo el debate. A partir de ahí tuve un par de años donde no me interesaba, era como que repetía lo que se decía en mi casa. Medio que durante el macrismo, como en el menemismo, no había mucho para debatir, ni mucha polémica, ni movilización. 

En el 2018 empecé a leer, nunca me habían interesado los libros. Nadie me hizo interesarme por los libros. En la escuela era leer cuentos, ficción y eso a mi nunca me interesó. Entonces no había descubierto lo que sí me interesa, tenía esta cuestión con los libros de que me costaba mucho aprender de ellos. Ahí fue cuando descubrí los artículos, empecé a leer artículos concisos, cortos, sobre política, historia, etc. En su momento era mucho Infobae, con su millón de artículos donde hablan de todo. Clarín y La Nación casi nada, no por nada en particular sino porque nunca llegaba a ellos.

¿Te acordás de algún autor/a?

Hubo un artículo que me gustó mucho sobre el peronismo de un chabón que se llama Grimson, antropólogo peronista, y escribía en Página 12 sobre los prejuicios de que el peronismo es siempre el más antidemocrático, el más anti republicano y el más violento de todos los movimientos y demostraba cómo esto era lo contrario. La realidad es que también cuando leía artículos no me fijaba quiénes eran los autores. Me interesaba mucho leer los comentarios, porque eran como una forma de verificar la información y la otra forma era debatiendo, debatía mucho con mi viejo. Hoy me informo mucho con medios antiperonistas, porque me hace repensar las cosas.

¿En qué momento se te cruza Milei?

Uh. Esto fue en el 2019, 3er año de la secundaria, último año del macrismo. Mucho descontento, mis viejos como antiperonistas decían que Macri estaba manejando mal la situación. Se escuchaba un montón esto de que se le dió una oportunidad y no la supo aprovechar. Y ahí era Macri un pelotudo y Cristina una chorra. A mi en ese momento me gustaba mucho YouTube, yo soy muy curioso y me la pasaba viendo videos de economía, historia, etc.

En mi tercer año, Milei empieza a nacer junto con otros como Danann, y me gustaban, los veía que cerraban ortos y yo me quería ver reflejado en ellos. Les guste o no a las personas, Milei y Danann saben hablar muy bien, con mucha firmeza. Había algo con los títulos de los videos “Milei le cierra el orto a una periodista…”. Y bueno, cuando lees el título vas a mirar a ver qué pasa y qué dice. Me acuerdo cuando hizo llorar a Sol Peréz, que circuló por todos lados. 

Con el tiempo me empecé a dar cuenta que son tipos sumamente manipuladores, usan mucho esto de citar libros o personajes malinterpretandolos. Les encanta mencionar lo del PBI. Son fanáticos de eso. “En 1895 teníamos el PBI per cápita más alto del mundo”. Bueno, después te das cuenta de que el PBI per cápita no es un índice para que alguien diga “sos potencia económica”. De hecho, Guinea Ecuatorial tiene el PBI per cápita más alto de la región -de 7 mil dólares- y está acumulado en el 1% de la población y el resto de los índices (como el Índice de Desarrollo Humano) están todos bajísimos, la mitad de la población no tiene acceso a agua potable. Y, además, es mentira lo que dicen. En ese momento tenías una clase baja recontra precarizada, poca clase media y oligarcas, por lo que es muy probable que ese PBI estuviera más acumulado en un porcentaje de la población que en otro. Esas manipulaciones te hacen creer que la Argentina era mejor.

Yo no era militante de Milei pero sí lo hubiese votado y si no estaba él hubiera ido con Espert. En mi colegio había muchos macristas y como Milei también discute con ellos, yo iba a discutir con todos desde la postura de Milei. Yo detesto las chicanas, me molesta mucho que me chicaneen y hoy lo veo y esos tipos son puras chicanas. Hoy cuando debato me gusta aprender y no repetir las cosas como un boludo que no sabe lo que está diciendo. 

¿Cómo viviste la pandemia y el confinamiento?

Solo salí a andar en bici con mis amigos y estuve encerrado en mi casa. Creo que soy el resultado de ciertas circunstancias, arranqué a leer filosofía que hoy en día es de mis grandes pasiones. Yo no sigo a ninguna escuela, ni tengo una filosofía clara, estoy descubriendo mi propio camino. En la pandemia pensé mucho sobre los acontecimientos de mi vida y como que esas dos cosas convergieron en darme cuenta de todo el odio que tenía encima. Me empecé a dar cuenta de todas las actitudes de mierda que tenía, no fue una cosa de un día para el otro, fue un proceso de todo un año. Y ahí el paralelismo con mi ideología, fui dándome cuenta de todo lo que estaba mal. 

La otra vez le compartía esta reflexión a una amiga, de que yo en un mes pasé de pensar que estaba un poco de acuerdo con el feminismo pero que me parecía mal que rompieran cosas, y después eso lo repensé mucho durante un mes, hasta que terminé sacando la conclusión de que si a vos te están matando todos los días tenés que salir a romper todo. Si la única forma de que escuchen es romper todo… y bueno, hacelo. Entiendo perfectamente por qué salen a romper todo, y antes no lo entendía, hasta estaba en contra. Esto es para ponerte un paralelismo de cómo fueron cambiando mis ideas y convicciones. Hay que agarrar todo lo que alguna vez pensaste, te inculcaron y tirarlo a la basura para empezar a construir de cero. 

Me pasó con Milei y la realidad es que yo no había pensado, me gustaba lo que escuchaba y me identificaba con eso. Esto fue todo lo contrario, a mi nadie me metió, sino que yo solo llegué a sacar estas conclusiones y así realmente tener una convicción sobre lo que estoy pensando.

¿Así te hiciste peronista? 

Yo me volví peronista, entre otras cosas, por los datos. De hecho, empezaron a haber muchos más datos en los gobiernos de Perón. Esto de que dicen que con el gobierno de Perón empezó la inflación, eso es mentira porque por ejemplo en el gobierno de Roca que estableció la paridad con el oro, duró 17 meses y luego tuvieron que devaluar porque no daba a basto. Eso es inflación. Las estadísticas de inflación sí empezaron con Perón. 

Si sumas los años peronistas y no peronistas, incluyendo a Menem, la inflación es mucho más grande durante los años no peronistas. Sólo en dos períodos peronistas hubo inflación de más del 100% y después tenés a Alfonsín con un tres mil porciento. Así empezó mi afinidad con el peronismo, haber arrancado a informarme mucho y poder decir ahora sé de lo que estoy hablando. Ahí dejo de lado el odio y empiezo a ser más empático y honesto.

Yo me vuelvo peronista, también, por la cuestión económica. Las economías peronistas siempre fueron las mejores y parte de otorgar derechos está subordinado a una buena economía. Kirchner tuvo un crecimiento anual del 8%, China tiene un 5% de crecimiento anual y es de los que más crece en el mundo. El peronismo siempre estuvo mejor en ese sentido que los gobiernos no peronistas: Martinez de Hoz, Macri con sus políticas neoliberales.

¿Cómo interpretas el liberalismo ahora?

Yo no tenía idea qué era ser libertario o liberal. Ni sabía que había una diferencia entre los dos. Entiendo que hay escuelas que los diferencian. Yo principalmente no estoy de acuerdo con el individualismo, son movimientos individualistas. Ellos no creen en la distribución, ni en la intervención. Es sobre todo el individuo, como primordial ante todas las cosas. Ellos también tienen valores con los que yo estoy absolutamente de acuerdo, como la libertad, pero yo creo en la política como herramienta y en la intervención del Estado como regulador. 

Yo estoy de acuerdo con el liberalismo en ciertas cosas y también considero que muchos de los que se hacen llamar liberales no lo son. Si vos estás en contra del matrimonio igualitario, ¿qué tan liberal podés ser? Más allá de esta cuestión individualista, creo que no hay que sofocar las libertades individuales para nada. Siento que ellos carecen completamente de empatía, como dijo un dirigente “el peronista no puede estar bien, si el resto no está bien” y eso ellos no lo tienen. Si vos no estás bien, bueno jodete, es tu propia responsabilidad. Como si no existiesen las injusticias. Pero más allá de eso, en cuestiones generales, a veces estoy muy de acuerdo con ellos.

¿Cómo empezaste a militar y cómo te organizas hoy?

Me metí a la militancia desde un lugar social, no tan político. Por ejemplo, a mi me encanta estar en las ollas populares. Muchos me preguntan por qué no lo hago en una iglesia. Primero, porque no soy católito y segundo porque en La Cámpora aprendí un montón. Creo que la parte más valiosa es esta cuestión del debate, la formación, hablar con los compañeros y no es como si nosotros fuéramos full pro gobierno nacional, de hecho somos muy críticos con la gestión. No somos termos. Yo me metí por la ayuda social, porque me encanta charlar con la gente común y después empecé a militar políticamente. Mi ingreso es en la Kirchner Vuelve. Quería algo que estuviera cerca de mi casa, por no querer. moverme. ¡Y terminé en Ambrosetti! Me gustan mucho los debates que tenemos, me gusta hacer aportes y ahora me quiero sumar a la parte de la formación de la KV.

¿Qué hacemos con el libertarismo de hoy? Sacaron 13% en la ciudad, te alejaste en su mejor momento

Si, totalmente. Igual, primero que nada ellos sólo tienen representación en PBA y CABA. Eso me da mucha tranquilidad. No tienen representación en todas las provincias. 

No creo que su proyecto nacional sea la solución, para nada. Yo creo que a ellos les va a pasar lo mismo que a mí. Hay mucho intelectual, pero también hay mucho termo y en ese sentido creo que tienen poco alcance, van a terminar cayendo. La mayoría de los libertarios son pibes, tanto así como en La Cámpora, pero son pibes de 14, 15 años partidarios de la antipolítica y no tienen mucha militancia. 

Yo leo mucho a los libertarios porque ponen en jaque a mis ideas y a mi me sirve mucho para pensar. Un ex profe mío me comentaba que no tienen fiscales para poner en las mesas, ponían fiscales generales o veces por comuna porque no llegan a poner uno por mesa. Eso creo que refleja el hecho de que son muchos pibes, que eran como yo, sin mucha convicción y sin militancia. A lo sumo van a una marcha y nada más, no tienen mucha gente con convicciones, ni espacios de formación. Tampoco los subestimo, para nada. 

Esto es parte de un problema que generó la casta política, por así decirlo, esta cuestión que el otro día veían en una estadística de que solamente en dos provincias, verdaderamente, habían sacado más votos que la suma de los votos nulos, de las abstenciones y de los votos en blanco. Solo en dos provincias, una era de JxC y la otra era del Frente de Todos. Eso es terrible, realmente hay mucho desinterés y muy poca participación política. Se había registrado el récord más bajo de la gente que fue a votar y es un problema en el que nosotros también tenemos culpa. 

Por ejemplo, la campaña sucia, que la tienen todos los partidos, yo no estoy de acuerdo. Eso no beneficia a nadie, la política tiene que ser de todos, cuanta mayor participación política tengamos es mejor. Los países nórdicos tienen un 90% de participación política y tienen un bienestar que es increíble. En EE.UU. en cambio, hay mucha desigualdad y descontento y ellos también tienen poca participación política. La antipolítica no beneficia a nadie. La gente piensa que nada va a cambiar, voten a quien voten y nosotros también tenemos culpa en eso. Yo no quiero que todos sean peronistas, yo quiero que a todos les interese, que tengan participación. 

Nos estamos convirtiendo en una sociedad súper débil. Yo prefiero que haya más participación política y que no sea el peronismo el gobierno nacional, porque considero que vamos a ser grandes cuando entendamos que la solución es entre todos. La solución es la democracia, es el debate, el aprendizaje, encontrar la armonía en el conflicto. 

¿Cuál es el principal problema de la Argentina hoy para vos? 

Creo en el proyecto nacional como una solución pero creo que principalmente la solución es el consenso. Es debatir y llegar a un acuerdo entre todos porque no es que nosotros tengamos toda la razón y ellos no saben nada. Esto de pensar que todas las leyes que pone la oposición son malas o todas las que pone el peronismo también lo son, eso yo creo que está mal. Pensar todo como blanco o negro. La realidad está llena de grises. Nosotros tenemos que ser críticos, el problema es que hoy en día está lleno de grises y la discusión empieza por peronistas, antiperonistas y creo que no va por ahí. Es una idea antipluralista. El problema es ver justamente todo como un blanco o un negro. No todas las leyes que saca Juntos son una mierda, ni todas las que sacamos nosotros son buenisimas. Tenemos que construir una sociedad más fuerte.

¿Qué pasa hoy políticamente en tu grupo de amigxs? ¿Cuál es la perspectiva a futuro?

Muchos consideran la posibilidad de irse, eso también lo construyen mucho los medios. A mi personalmente me parece una boludez querer irte a otro país para que te vaya mejor, como si acá no pudieras construir nada. Veo mucha gente muy poco contenta, muy antipolítica, con poco interés y sin ganas de involucrarse. Por eso te digo, prefiero que sean militantes de Milei pero que les interese, que se pregunten y sean curiosos. 

¿Qué pensas de la frase que instaló Santoro de que las juventudes se politizan por derecha?

Me parece que no estamos discutiendo lo que realmente importa. Tendríamos que estar discutiendo por qué a los pibes no les importa involucrarse. Milei es el resultado de las circunstancias, él va con el discurso de que son todos chorros de mierda y lo ves en Intratables cerrando bocas y medio que te encantás. La democracia es esto también, si eso es lo que vota el pueblo me parece bien.

Autor

/relacionadas.

4
5
El hombre que hizo hablar a las piedras

El hombre que hizo hablar a las piedras

Enemigo declarado de los compartimentos, Juan Forn llevó su arte inclasificable hasta una inmensa producción que, finalmente, logró sintetizar en un libro. El extraño artefacto se titula Yo recordaré por ustedes y esta extensa reseña sobrevuela la vida y la obra de su inventor.

¿Y si la verdad ya no importa?

¿Y si la verdad ya no importa?

Asistimos a la expansión de una dinámica enloquecedora de la conversación pública, especialmente en las redes sociales. Teorías absurdas, noticias falsas, violencia creciente, y rumores incoherentes se difunden y viralizan todos los días. Pero, ¿qué es lo que sucede?. Para intentar acercar algunas respuestas, Valentino Cernaz nos presenta un análisis del libro “La era del conspiracionismo” de Ignacio Ramonet.

This site is registered on wpml.org as a development site.