Reseña
Lo importante es olvidar
Por: Constanza Casagrande, El cartel de Suarez
Rubí: una novelita sobre Babasónicos, es mucho más que eso, es un viaje a los noventa de la mano de una historia de amor marcada al ritmo de Babasónicos. Bienvenidx lectorx, a la época que supo gestar a una de las mejores bandas de rock de nuestro país.
mayo 17, 2023

Hija de Jessico

Año 2001. Yo tenía seis años y estaba en una mega fiesta de fin de año del trabajo de mi mamá. No me acuerdo dónde fue pero sé que tocaron Turf y Memphis. Mi altura no me permitía ver el escenario, hasta que me subí a una silla. Fue en el momento preciso en que Adrián Dárgelos empezaba a cantar Deléctrico. Me acuerdo que me gustó muchísimo, que no lo entendía pero me imantaba. Cuando nos fuimos nos regalaron un CD de tapa roja con las canciones que se habían tocado durante la noche.

Me sorprendió pensar que Rubí de Walter Lezcano termina exactamente dónde yo empecé: en Jessico, ese disco lleno de un erotismo pomposo, con tiro bajo, humedad y plush, que eleva lo virtuoso del exceso por sobre lo correcto, que nos presenta la lujuria en bandeja de plata sin ser obsceno. Es en este sentido que el libro nos lleva a un lugar muy feliz y muy originario quizás sin pretenderlo, recurso, por cierto, muy babasónico. No sé si ha vuelto a pasar: sentarse a ver televisión por cable y que apareciera alguna de las versiones de los videoclips espejados de la canción Rubí constituía un infortunio si estábamos con mamá y era menester cambiar de canal, ir al baño o apagar la tele. Mirar la televisión era para nosotros lo que para los niños de hoy es el celular y encontrar ahí un estímulo inesperado era necesariamente algo para reprimir, para tapar o para compartir con otros, para charlar, para reírnos por lo bajo o solos. En la tele no pueden aparecer esas cosas. Y aparecían y sumaban curiosidad. En el libro de Walter Lezcano ya no es necesario esconderse: todo está dado para ser leído de un tirón.

Una visión particular

Despejando el panorama: Rubí no es una novela, ni una nouvelle, ni “una novelita sobre Babasónicos” como versa en el subtítulo. Es otra cosa. Bien podría ser un ensayo sobre la banda o una crónica sobre la conexión personal con su música. Aquello que pretende novelarse (los restos de una pareja que se diluye, la añoranza del pasado) no termina de construir trama ni de consolidar un perfil convincente acerca de los personajes. No sé si es una impertinencia del autor. Quizás se justifique por el hecho de que la escritura es un fluir de palabras durante una noche de insomnio, un lenguaje que se construye desde el desenfado de un evento sorpresivo. Lezcano parece saber que el hilo conductor de su escrito (esta historia de desamor que emparenta con el descubrimiento de Babasónicos) es algo que, finalmente, tanto no importa. Si pensamos que el libro tiene trama, es inevitable notar sus fisuras: Lezcano intenta página tras página compensar la información sobre Babasónicos y dar alguna información sobre su relación con su ex novia Poni. Intenta amalgamar y vincular sentidos, hacer un libro sobre la banda y también sobre una historia de amor. No consolida una unidad temática equilibrada. No hace ni una cosa ni la otra pero es desde esa ausencia genérica que se arma la estructura del libro. En algún punto podemos afirmar que desde su fisura, desde su punto de separación, ese momento en que todo cambia de sentido o lo pierde, la trama se arma. Una trama desde la fisura que encuentra en Babasónicos la cuna de palabras para poder explicar el nacimiento de su desastre, de la decepción, de la caída de sus paradigmas.

A su vez, es inmediato notar la contracara de libro: saca a relucir un acervo de conocimientos sobre el mundo del rock en general y sobre Babasónicos en particular. Lo atendible es el punto de enlace entre los dos temas de la obra: es inevitablemente amable a la lectura y al lector porque ¿a quién nunca le han roto el corazón?

Si en principio podemos decir que es un viaje a la redención luego de un duelo, también es un viaje a los 90, al renacer de la cultura luego de la última dictadura cívico militar. Los datos y las anécdotas que plagan el libro de Lezcano lo transforman en una radiografía. Nos permite hacernos una idea de que la época se encargó de una reconstrucción a gran escala: hacer de lo feo algo sensual, de la crisis algo delicioso, del terror algo placentero. Si bien el libro no abarca este período, una canción como “Vampi” de 2016 abraza muy bien esta idea “¿De qué me sirve ser inmortal si no se puede morir de amor?”. Nada más terrorífico y sexy que un vampiro. Nunca las tinieblas fueron tan lindas y nos llevaron tanto al goce como con Babasónicos. Lezcano hace bien y los pone en una de las cumbres del rock nacido de este período. Los ubica como los músicos del futuro que supieron cómo iba a sonar el nuevo milenio: desde los noventa, con amor, para la nueva era.

No necesariamente es un libro para fans de Babasónicos. Pero sí es importante saber que es el resultado de la experiencia de una época. Querido lector, querida lectora, este libro puede ser para usted si gusta leer acerca de música. Rubí conmueve. Funciona como una conversación, como un testimonio, como algo que se cuenta y que no tiene un remate pero que nos deja con la sensación de haber vivido algo nuevo o con la sensación de haber revivido un tiempo en que todo fue, desde lo oculto y con todo lo incómodo que era, hermoso.

Authors

  • Constanza Casagrande

    CABA
    Conurbana viviendo en CABA. Licenciada en Letras (UBA). Le gusta estudiar la Biblia. Llega tarde a las conversaciones importantes.

  • El cartel de Suarez

    La Plata
    Ilustrador, artista plástico y gestor cultural. Posgrado en Políticas Culturales en FLACSO y Diplomatura Ciudades sostenibles (UNTREF). Diplomatura Soberanía y políticas culturales en Latinoamérica (CLACSO).

/relacionadas.

4
5
¿Cómo militarías el fin del mundo?

¿Cómo militarías el fin del mundo?

El cine de ciencia ficción contemporáneo parece hablar tanto de futuros ignotos como de nuestro propio presente político. Roberto Chuit Roganovich bucea en este nuevo cine para pensar nuestra propia actividad y organización política y su vinculación con el capitalismo. ¿Quiénes somos, cómo actuamos y cómo nos organizamos políticamente ante el avance del capital?

La magia de la calle Corrientes

La magia de la calle Corrientes

Con sus bares, cines, teatros y librerías, el epicentro de la cultura porteña alguna vez supo estar en la Avenida Corrientes, pero -y más allá de que esos negocios perduren- ¿sigue estando ahí? Es una pregunta que requiere un viaje en el tiempo. Como en una película de Woody Allen, Mariano Pacheco se mete y sale del subte atravesando un portal temporal para visitar a los espectros de su propia formación cultural.

Zenón Bogado: Sol de tupa

Zenón Bogado: Sol de tupa

El día del idioma guaraní habilita una reflexión sobre las derivas físicas y metafísicas de la lengua, encarnada en la figura de Zenón Bogado Rolón. Con ella, como un incipit, desplegamos algunos de esos tránsitos. La itinerancia es múltiple y heteroclita. Ora se desplaza por la selva, ora por los ríos y las islas hasta llegar a Rosario. Suma y resta del despliegue y el despojo queda como saldo la poesía.

PASO: la foto y la película

PASO: la foto y la película

Facundo Cruz es politólogo (UADE), magíster en Análisis, Derecho y Gestión Electoral (UNSAM) y doctor en Ciencia Política (UNSAM). En esta entrevista conversamos con él acerca de las lecciones que dejaron las PASO, lo que se puede esperar de cara a las generales y la campaña que viene para Unión por la Patria.

This site is registered on wpml.org as a development site.