Artículo
Te invito a mi primer colapso
Welcome to derrumbe
Por: Juliana Colángelo, Marcos Mattos
En un mundo que empuja para que todo funcione, marche y produzca, un texto que invita a fallar, trastabillar, romper los engranajes que hacemos andar a costa de nuestra vida. Y reapropiarnos del dolor, pero no como fracaso, sino como resistencia. Si las condiciones no cambian, lo existente tiene que derrumbarse.
mayo 5, 2023

Abandonad el barco.
No porque se esté hundiendo,
sino para hacer que se hunda.

(Comité invisible Tiqqun)

Tendemos hacia formas completas, nos inclinamos por la complementariedad, la unidad, las metas, los ideales, que las cosas funcionen, marchen, caminen, y sobre todo “bien”. Apoyamos nuestra vida en andariveles que prometen y nos entregamos al juego siguiendo ilusiones amorosas, corporales, capitales, existenciales. Y en la velocidad de la carrera se vuelve difícil apaciguar el ritmo, aligerar la marcha y preguntarnos ¿Para qué? ¿A qué costo? ¿Cómo estamos? ¿Cómo andamos? ¿Cómo vivimos? ¿Sobre en qué andariveles nos apoyamos? ¿Cuánto elegimos? ¿Qué podemos y que no? 

Desear el derrumbe, para imaginar lo posible.

En el ejercicio de lo obvio es donde generalmente se entraman las respuestas más complejas, más cargadas del sentido más común, por lo tanto el más configurado, el más invisible pero el más atravesado por los efectos del poder. Por ejemplo, en la sencillez de preguntarnos ¿Quiénes somos? Solemos responder con formas de existencia que socialmente tienen el poder de otorgar una consistencia “digna de ser nombrada”: una profesión, una pertenencia institucional, un título familiar, un título académico, un oficio, un género, una edad. No creo, desde ya, que todxs nos reduzcamos a ello, más bien creo que son las figuritas de intercambio social habilitadas a circular. El juego implosionaría si respondiéramos por los colores que nos gustan, lo que nos tranquiliza, el olor que nos desagrada, por cómo dormimos, cuando lloramos, cuando fue la última vez que amamos, la primera que sonreímos, un lugar en el mundo, el recuerdo más hermoso, el último sueño, el miedo más grande. El sistema de codificación trastabillaría como una maquinaria que empieza a fallar, a mostrar como error aquello que no es codificable por los modos de existencia normativos, hasta que una nueva re-actualización venga a recodificarnos para volver a funcionar o mantener en el margen a los errores como afueras constitutivos de un supuesto ‘adentro’.

Que las cosas fallen tiene mala prensa. No nos gusta lo fallado, nos asusta, sobre todo cuando se vuelve la contracara cruel de dejar de pertenecer a la seductora normalidad a costa de lo que sea. Un cuerpo, una pareja, una familia, un trabajo, una vida, un ritmo, una maternidad, una identidad, en fin: una pertenencia. Precisamente aquí me refiero a aquellas pertenencias que exigen una forma precisa, con bordes delimitados y correctos para ser dignx de ser parte, de obtener el carnet de socix a partir de cumplimentar con los requisitos de los clubes existenciales de turno que habitamos. 

Entre esos engranajes vivimos, nos pegamos, nos sostenemos, nos hacemos parte hacedora, una fuerza de trabajo psíquica vital y móvil puesta al servicio del ‘buen vivir’, de las promesas de felicidad, de que las cosas funcionen, marchen, caminen, anden, progresen. Las grandes empresas lo comprenden muy bien, inventan carreras para ser “lx empleadx del mes” y cuando se llega, se advierte que el premio ni se acerca a redituar el costo de lo vivido para lograrlo, más bien el premio suele estar hecho de lo que ya fue robado/expropiado, pero recubierto de un brillo que cuando las condiciones de existencia son precarias, difícil no aceptarlo, no verlo brillar. 

Entonces dos fuerzas contradictorias impactan, implosionan: ¿Quién elige? ¿En qué condiciones? ¿Perder o perder? ¿Fallar o funcionar? La vida reducida a ‘una misera vida’ (en los términos de Rolnik) donde las opciones parecen opciones. Fallar se impregna de frustración y fracaso en un juego donde ganar algo evidentemente nunca fue una opción pero aún así no podemos dejarlo. ¿Qué se gana, qué se pierde? ¿Quién gana y quién pierde? ¿Qué hay afuera de este juego mortífero?

Sostener, arreglar, bancar, aguantar suelen ser las primeras reacciones ante el tambaleo de lo existente. La antesala de un posible derrumbe. Vibra el piso donde supuestamente nos sostenemos, tiemblan las instituciones donde supuestamente nos alojamos, se tensan las fibras afectivas de los colectivos que habitamos, se resquebrajan los roles que dan lugar a lo que nombramos como familia, grupo. Si cada unx es un pedacito entramado en cada territorio donde circulamos, cuando algunx estalla, el estallido se siente, algo implosiona. Desesperadamente tratamos de arreglar el bache, emparchar la pérdida, nos ponemos debajo para sostener la pesada estructura, muchas veces creyendo que depende de nosotrxs, porque nosotrxs existimos allí también. Nos cansamos, explotamos, sacrificamos por un «bien mayor», para que las cosas sigan andando, como sea. 

Pero, ¿y si precisamente necesitamos que suceda lo contrario?, que todo se derrumbe, todo falle, se desmorone, fracase, se frustre, se rompa, incluso el pedacito de nosotrxs que compone ese territorio vetusto, gastado, muerto. El costo psíquico, subjetivo, corporal se rebela, se desadapta. Lo irreparable se convierte precisamente en aquello que cortocircuita el sistema, que lo hace fallar, implosionar. Se agota, se angustia, se rompe, se quiebra, muta, se licencia, pide pausa, abandona, tambalea, se duerme, produce síntoma-salud, se vuelve improductivo. Y entonces, el costo de lo sostenido puede expresarse en el dolor de lo inevitable. Que nos duela puede ser un afecto-efecto tardío que expresa un dolor que nunca tuvo las condiciones de existir, porque siempre era reparado, porque ante la mínima posibilidad de hacerlo era advertido como tragedia, como el derrumbe de la existencia, más que de lo existente. Una micropolítica del derrumbe. No somos nosotrxs los que se derrumban, sino aquello sobre lo que nos paramos para otorgarnos existencia, certezas, seguridades, una vidita, que no es La vida. El borde es finito, es cierto, por eso no es fácil, pero si necesario. Se requiere del derrumbe de lo existente para advertir lo posible, sino nos volvemos personajes míticos (como advierte Adriana Zambrini) que se funden con nuestras potentes existencias al riesgo de ahogarlas, desafectivizarlas, normativizarlas, adaptarlas. La falla, el error, la mutación, la trasgresión, la frustración, el derrumbe puede abrirnos hacia la pregunta sobre ¿Cómo vivimos? ¿Cómo queremos vivir? ¿Que nos da existencia? ¿Qué deseamos? ¿Qué soñamos? ¿Qué nos duele? ¿Qué nos gusta? ¿Dónde estamos? ¿Cómo estamos? 

Despegarse, desalojar, desparasitarse, sacarse a unx de allí y sacar de unx los pedacitos infiltrados. Duele, asusta, angustia. La ansiedad es un afecto que expresa la opresión, un espacio que le quedó chico al deseo y que pide a gritos, a veces más sutiles a veces desesperados, el pasaje a otro territorio aún no existente para nosotrxs, pero que ya existe como posibilidad virtual que aguarda su expresión. Una mutación, una reapropiación. 

Calmarse, muchas veces es una forma de apaciguar, de recomponer, de arreglar, de curar. Pero si las condiciones no cambian, si creemos que solo nosotrxs debemos arreglar para que algo funcione, la trampa funciona a la perfección, seguimos intentando salvar lo imposible, nos agotamos, nos arreglamos, nos calmamos y seguimos. Cada vuelta no es gratuita, no somos infinitos ni eternos, ni superpoderosxs. Nada se rompe: salvo nosotrxs. 

El primer movimiento puede ser el del dolor, tocar el borde, llegar al límite del mundo existente para Truman (idea que robo a mi amigo Maxi Frydman siempre que puedo): Truman no sabe que lo espera afuera, pero sabe que hay un afuera. Y volver, a veces, no es una opción. 

El segundo movimiento: no arreglar el empapelado, no volver, para avistar la pregunta: ¿estoy arreglando precisamente lo que aplasta? ¿y si el movimiento es inverso? un contra-arreglo que produzca la falla, dejar que todo caiga, que se derrumbe. Algo insiste y pide cambiar la perspectiva. Bancar la insistencia en la suspensión de lo que intenta existir.  Atravesar la pared. Otra perspectiva, una diferencia. Un movimiento. Otra vidita.

Una renuncia, un abandono, una derrota, un derrumbe. Fuerzas mal prensadas/ mal pensadas, quizás toda una micropolítica de lo posible.

/relacionadas.

4
5
Clase turista

Clase turista

Es octubre. Se acerca la temporada alta turística en Bariloche. Las y los inquilinos pagan mes a mes un alquiler de una vivienda que en pocos meses tendrán que abandonar. No saben si podrán renovar para la próxima temporada ni donde vivirán el año que está por comenzar. Según el censo del 2022, más del 60% de la población de Bariloche no tiene casa propia. En la zona, se entretejen algunas experiencias colectivas de vivienda como el Barrio Intercultural y las cooperativas Amapolas e Hijxs del Oeste. Aunque parece que las tierras del sur sólo tienen un destino: el turismo.

La tiramos con ladrillos

La tiramos con ladrillos

En los 2000 se comenzaron a construir en Córdoba los barrios ciudad con una directiva clara: un plan de erradicación de villas y asentamientos ubicados en los márgenes del río Suquía. Del corazón de barrio Ciudad Parque Las Rosas, y con una toma de tierras, surge en 2015 lo que hoy es el barrio Parque Las Rosas. Con un proyecto de urbanización en marcha que incluye 130 viviendas, cinco manzanas y 136 familias, Sandra y Noelia repasan la historia del barrio que sorteó al Poder Judicial y logró una expropiación de tierras.

Todo por un techo

Todo por un techo

Misiones es la provincia más poblada del nordeste argentino y una de las diez con menor grado de acceso a la propiedad de viviendas. Cuenta con el Instituto Provincial de Desarrollo Habitacional de la Provincia de Misiones y algunas experiencias como Itaembé Guazú, uno de los complejos habitacionales más grandes del país. En Puerto Azara, un grupo de vecinas se organizaron para llevar a cabo una solución habitacional novedosa y autogestiva. A pocos kilómetros de una de las siete maravillas naturales del mundo, Puerto Iguazú no es ajeno a la poca oferta de alquileres permanentes: quienes llegan son turistas, no vecinos.

El Mandamás

El Mandamás

La Mona Jiménez eligió la música y dentro de la música encontró al cuarteto como su espacio natural, como si el género hubiera sido inventado para que él se luzca. En esta nota, el autor recorre sus inicios, su historia y su obra que hoy lo convierten en un santo popular cordobés que atraviesa cuatro generaciones. En la vida de La Mona hay muchos cosquilleos al destino, pero hay uno que es seguro: el cuarteto y él fueron hechos el uno para el otro.

This site is registered on wpml.org as a development site.